El trading en bolsa a parte de su aspecto cuantitativo, posee un gran aspecto psicológico, dado que se enfrentan decisiones comunitarias sobre el valor de un bien. Básicamente en su vertiente mas sencilla, que es la de las entradas en largo, estamos comprando una acción a un precio que consideramos «barato» a alguien que estima que ya está cara, es decir, que es momento de vender. En este proceso existe una gran cantidad de tecnología, desde el libro de órdenes, que donde se enfrentan oferta y demanda (bid&ask) a nivel del milisegundo, hasta la orden que se transmite a través de la plataforma del bróker a la pantalla del usuario con varias cifras decimales, en un bailoteo incesante.

Sigue leyendo en la Newsletter de StockFink en Linkedin.